México se encuentra entre la espada y la pared. Si bien se acaba de salvar de una tormenta arancelaria, la tensión impuesta por Estados Unidos en la primera semana de junio es un llamado para reforzar o iniciar nuevas asociaciones comerciales, donde la infraestructura logística sigue siendo el gran desafío.

Según el ranking de competitividad del World Economic Forum 2018, México se encuentra en la posición 49 en materia de infraestructura entre 140 países evaluados. Al interior de este rubro, el país se ubica en la posición 7 en conectividad carretara, 47 en calidad de carreteras, 60 en eficiencia de servicios portuarios y 74 en eficiencia en servicios ferroviarios.

Para los empresarios la carencia de infraestructura es uno de los factores más problemáticos para hacer negocios en el país. Luis Enrique Zavala Gallegos, presidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), señala que la carencia de infraestructura ha incidido en los costos.

Tanto, que las empresas destinan alrededor de 12.7% de sus ventas a solventar cuestiones de logística, mientras que en países como Reino Unido esa proporción baja a 7.3% y en Alemania es de 8.5%, según Armstrong & Associates.

En lo que se refiere al costo de los productos, el precio promedio de logística de transporte se traduce en 30% de su valor de bienes a nivel mundial, pero en México puede ser hasta de 50%, a decir de la ANIERM. Zavala Gallegos estima que ese costo podría bajar entre 25% y 35% con la infraestructura adecuada.

Comparte en tus redes